Yeste

PATRIMONIO

CASTILLO DE YESTE

Situado en el centro de la población, es una antigua fortaleza islámica del siglo XI. Junto a ella se sitúa la Torre del Homenaje del siglo XIV, en cuya puerta de acceso se encuentran los escudos en piedra de la Orden de Santiago y de la familia Figueroa. Sirvió de residencia de los comendadores de la Orden de Santiago durante los siglos XIII al XVI.

Fue reformada en la segunda mitad del s.XIV para reforzar sus elementos defensivos exteriores y la torre del homenaje.

Una bella ventana de estilo gótico situada en el centro de la fortaleza presidía el salón principal de castillo. En la actualidad el Castillo de Yeste se encuentra reformado y rehabilitado.

En su interior se puede disfrutar del Centro de Interpretación medieval denominado “Vivir en la Frontera, que permite al visitante realizar un recorrido por la historia a través de un audiovisual y cuatro salas medievales.

En sus antiguos calabozos, hoy rehabilitados, se encuentra un museo etnológico, que contiene aperos donados por los vecinos de Yeste, utensilios tradicionales muestran las costumbres y tradiciones de el pueblo de Yeste.

IGLESIA DE LA ASUNCIÓN DE NUESTRA SEÑORA

El conjunto arquitectónico está formado por dos naves que se unen en forma de T y que corresponden a dos periodos distintos de construcción del templo.

Una parte corresponde a la iglesia primera, cuya construcción se inició a finales del siglo XV y se realizó en un estilo gótico. La segunda parte fue construida perpendicularmente a la primera, con una portada de estilo renacentista. Junto a la puerta de acceso a la torre se sitúa la capilla de la Santa Espina. El retablo de la Santa Espina es una obra del siglo XVI, con añadidos laterales del siglo XVIII. Capilla financiada por el doctor Juan Fernández de Cartagena, que consiguió las autorizaciones necesarias para construir la de la Orden de Santiago y del concejo de la villa. En la otra parte de la nave gótica se sitúa la capilla de San Martín y Santa María Magdalena, construida en el siglo XVI por deseo de D. Martín Pérez de Ayala, que fue arzobispo de Valencia.

En el interior hay un magnífico retablo de estilo barroco, de autor desconocido y fechado en los últimos años del siglo XVII, con columnas salomónicas y con una esplendorosa decoración vegetal; la imagen que lo preside es una escultura de la Dolorosa realizada por el escultor murciano Francisco Salzillo entre 1773 y 1774 que procede del Convento de los franciscanos de Yeste. Esta segunda planta se inicio en la década de 1540 y quedó concluida en 1560 aunque las actuales bóvedas y techumbre, junto con el campanario, no se finalizaron hasta 1973.

CONVENTO FRANCISCANO

El establecimiento de una comunidad de Franciscanos Descalzos en Yeste fue aprobado por el rey Felipe III en el año 1618, su construcción se realizó en los años siguientes bajo la protección y patronato de los condestables de Castilla, que contribuyeron en adquisición de huertos y solares para la construcción del convento.

En 1619 comenzaron los acuerdos para llevar a cabo la edificación del convento y terminaron de edificarlo en 1629. El claustro es el espacio fundamental del convento, “corazón del cenobio”, organizaba la vida completa del mismo y a él se abrían todas las dependencias principales, convirtiéndose de esta manera en el centro neurálgico del convento.
Está formado por dos cuerpos superpuestos de arcos de medio punto, con doce arcadas. Siendo el de debajo de piedra de sillar con pilastra de orden toscano, de lineas sencillas y sin ningún tipo de decoración; el alto de ladrillo que en los machones laterales alterna en franjas de mayor a menor grosor. En sus paredes se encontraban escritas numerosas leyendas e inscripciones en lenguaje popular llamadas “ovillejos”. El claustro constituye una pieza de singular belleza artística y se trata de uno de los claustros de fundaciones franciscanas mejor conservados de la provincia de Albacete.

Ermita de San Bartolomé: Construida entre 1629 y 1633. Situada fuera de la población, en la cima del monte de San Bartolomé patrón de Yeste encontramos la Ermita que lleva su nombre. En su interior se encuentra la imagen del patrón, de autor desconocido.

Casas Solariegas: Construidas por algunos de los vecinos en los s. XVII y XVIII, formadas por patios interiores columnados sobre los que se alzan corredores superiores en madera de estructura similar al patio central del castillo. También existe alguna portada con el escudo de la familia cincelado en piedra.

Palacio de la Vicaría: Construido desde la segunda mitad del s.XVI hasta el s. XIX. Fue residencia de los vicarios santiaguistas, edificio donde se encontraba la sede de la Vicaría de la Orden de Santiago. El edificio servía como almacén, y bodega donde recoger los productos agrícolas procedentes de los diezmos. En la actualidad conserva su fachada en piedra y un patrio columnado en su interior.

FIESTAS Y EVENTOS

Son numerosos los eventos y momentos festivos que se viven en el lugar, desde las Fiestas patronales:

Romería y Fiestas de San Bartolomé.
Del 22 al 26 de agosto se celebran las fiestas patronales, en las que los encierros de reses bravas y la romería de San Bartolomé es lo más característico. La noche del 24 de agosto, a partir de las 00:00 h se celebra la conocida Romería de San Bartolomé, donde fuegos artificiales, hogueras y cánticos acompañan al Santo en su emotiva ascensión. Una vez que la imagen  alcanza la cima del cerro, los costaleros que la portan bailan con el Santo la “Diana de Yeste” (himno local) y continúa la fiesta con actuaciones musicales.
El 22 de agosto el día conocido popularmente como “Llano Majano”, este día se celebra la subida al paraje de Llano majano, donde con un carácter festivo en el recorrido se tira sandía, se bebe cuerva.

Feria de Tradiciones Populares.
Se celebra el último fin de semana de octubre. Durante 15 años consecutivos se exhibe una muestra de tradiciones populares donde se intenta mantener las costumbres y raíces del lugar. Para ello los artesanos del municipio realizan en vivo los oficios, poniendo en escena la riqueza cultural y las tradiciones del lugar.